METODOS DE CONTROL DE INSECTOS-PLAGAS EN CULTIVOS
2013-03-28
Control Biológico e Inoculativo
Control biologico Es el uso de organismos vivos para el control de plagas (insectos, malezas, enfermedades y vectores de enfermedades) en la agricultura. Esta definición implica la participación del hombre, ya sea en la crianza, como en la liberación y posterior mantención de los enemigos naturales. En Chile se han identificado más de 500 especies de insectos como potenciales plagas y sólo unas pocas (denominadas plagas primarias) son un verdadero problema para la producción agrícola. Las otras especies no plagas, se encuentran en poblaciones muy bajas controladas por sus enemigos naturales, situación que recibe el nombre de Control Natural. Existen cuatro métodos de control biológico conocidos en el mundo: Control biológico inoculativo, inundativo, aumentativo y conservación. En Chile sólo se utilizan los dos primeros. Control Biológico Inoculativo En este caso, los insectos benéficos son recolectados en los lugares de origen de la plaga e introducidos en las áreas donde la plaga se está desarrollando y liberados en cantidades limitadas. Con este método, se pretende que los enemigos naturales se establezcan por largos períodos, y mantengan a la plaga en niveles muy bajos, de manera que no afecten los cultivos. Uno de los ejemplos de este tipo de control biológico en Chile, ha sido el programa de control de los pulgones del trigo, insectos que afectaron fuertemente la producción de trigo en la década del 70, originando pérdidas cercanas al 40% de la producción de grano. En 1976 se introdujeron 11 especies de parasitoides que se han establecido exitosamente a lo largo del área cerealera del país (IV a X regiones). Control Biológico Inundativo Los enemigos naturales son colectados en las áreas de origen de la plaga y también se utilizan agentes nativos que son incrementados de manera artificial y luego liberados, para obtener resultados inmediatos. Es decir, son usados como insecticidas biológicos. Un ejemplo ampliamente difundido en este tipo de control, lo constituye el empleo de Trichogrammas (diminutas avispas), multiplicados masivamente en laboratorios y liberados en parcialidades durante la ocurrencia de la plaga. Estos Trichogrammas atacan principalmente huevos de lepidópteros (polillas. La gran ventaja de estos parasitoides es que el control lo realizan a nivel de huevos y, por lo tanto, la plaga no alcanza a realizar daño. Control mecánico Durante la preparación del suelo el efecto disturbador de los arados y rastras permite matar directamente, por deshidratación o por el ataque de pájaros, a una serie de insectos del suelo como: gusanos cortadores, blancos, alambre, etc. Otro método de control mecánico es la incorporación de los rastrojos que destruye el hábitat de muchos insectos como las babosas.