La fertilización del cultivo de trigo y la sustentabilidad agrícola
2013-03-28
Sustentabilidad o rentabilidad
El Ing. Hernán Echeverría, técnico del INTA Balcarce aseguró que para la próxima campaña hay que tener muy en cuenta la relación de precios insumo/producto en general y de los fertilizantes en particular, debido a que estos constituyen un alto porcentaje del costo de producción del cultivo. Esto es relevante en esta campaña, a diferencia de la campaña que tuvimos hace un par de años, debido a que el precio del cereal era muy favorable para el productor y el costo de los fertilizantes era mucho menor. Por lo tanto, en esta campaña hay que ser muy eficiente para tratar de minimizar el impacto de una desfavorable relación insumo/producto. Aseguró que \"la manera de lograr elevadas eficiencias en el uso de los fertilizantes pasa por la aplicación de un paquete de medidas técnicas específicas desarrolladas en cada zona productiva de trigo del país por el INTA y otros organismos. Por lo tanto, el productor debería maximizar los cuidados para hacer un uso muy eficiente de los insumos aplicando todas las herramientas disponibles para lograr el máximo provecho de la aplicación de los mismos\". \"En el caso particular de los fertilizantes fosforados, es fundamental que para manejar correctamente el mismo tome muestras de suelo en pre-siembra y siga la recomendaciones que se le entreguen en su laboratorio de confianza. De esta manera se puede determinar cuánto fertilizante fosforado es necesario aplicar\". En el caso de los fertilizantes nitrogenados, el Ing. Echeverría comentó que \"el productor deberá, una vez que el cultivo está emergido (macollaje), tomar muestras de suelo y enviarlas al laboratorio. En función del contenido de nitrógeno en el suelo y de la disponibilidad hídrica en el perfil, decidir el momento, en qué forma y cuánto fertilizante nitrogenado aplicar\". “Estos dos parámetros, la disponibilidad hídrica y de nitrógeno en el suelo, son claves para minimizar los fracasos de la práctica y en especial en esta campaña, puesto que el sudeste de la provincia de Buenos Aires está pasando por un período relativamente seco. El empleo de fertilizantes nitrogenados en estas condiciones no permite augurar altas eficiencias de utilización del mismo”, aconsejó Echeverría. Los Ings. Melaj, Echeverría, Studdert, Andrade, Barbero y López de CNEA y EEA Balcarce, estudiaron la influencia de dos sistemas de labranza, siembra directa y labranza convencional y el momento de la aplicación del fertilizante nitrogenado (a la siembra y al macollaje), en la acumulación y partición del nitrógeno total y del nitrógeno derivado del fertilizante a la madurez del cultivo de trigo, en un suelo representativo de la zona (complejo Paleudol petrocálcico y Argiudol típico). La elevada cobertura bajo siembra directa contribuyó a lograr mayores contenidos de agua en el perfil, reflejándose en un mayor rendimiento en grano y mayor respuesta a la fertilización nitrogenada. Para el rendimiento en grano también se observó efecto de fertilización, siendo mayor la respuesta de la fertilización al momento de macollaje que a la siembra (1086 y 680 kg ha-1, sobre el testigo respectivamente). La mayor respuesta cuando el trigo fue fertilizado al macollaje, podría deberse al aumento en importancia del grano como destino, al atrasarse el momento de aplicación del N. En síntesis, las aplicaciones de N al macollaje permiten una mayor eficiencia de recuperación del fertilizante a la cosecha del cultivo, que las aplicaciones a la siembra del mismo, independientemente del sistema de labranza.