Inoculantes biológicos
2013-03-26
Una alternativa en la optimización y/o eliminación de fertilizantes químicos en producción agrícola sustentable
Una alternativa en la optimización y/o eliminación de fertilizantes químicos en producción agrícola sustentable En los suelos agrícolas para generar un rendimiento rentable son necesarias: la aplicación de fertilizantes químicos (FQ), de agua y pesticidas, de los cuales los FQ son los de mayor costo económico, en un principio este tipo de insumo agrícola fue diseñado para restituir la riqueza mineral del suelo, con su uso generalizado y la falta de información al agricultor, es común que quien lo aplica lo hace de forma discrecional, en consecuencia el cultivo vegetal rinde pero no en la proporción del gasto invertido por el agricultor, además de que esa forma de empleo del FQ no conserva la productividad del suelo, sino más bien lo empobrece y provoca una baja rentabilidad al agricultor (1). Una alternativa antigua y hoy de moda, es aplicar a la siembra de la semilla microorganismos benéficos de plantas (MBP), que inducen una germinación rápida, mejoran la absorción radical e incrementan o mantienen el rendimiento del cultivo vegetal (2,3). En general el IB más conocido se fabrica a base de Rhizobium, una bacteria de suelo que vive en simbiosis con las raíces de las leguminosas: fríjol, soya, alfalfa, chícharo, garbanzo, cacahuate, tamarindo, janamargo, lenteja etc. (4). IB líquidos a base de bacterias, hongos o ambos, que se aplican directamente al suelo antes de la siembra de la semilla. IB en soporte sólido con los MBP señalados mezclados con turba o peat most, que se mezcla con la semilla y un adherente previo a la siembra. IB encapsulados con los MBP que al humedecer para mezclar con la semilla se siembran. En general el procedimiento de inoculación de semillas con MBP debe repetirse cada vez que se siembra el cultivo específico vegetal, ya que en pocos suelos los IB permanecen por largos periodos de tiempo. Una alternativa es aprovechar el potencial microbiano nativo cuando los IB, se elaboran con base en los MBP de la zona en asociación con los cultivos regionales vegetales, lo cual disminuye el número de IB foráneos (provenientes de suelos y plantas distintas de donde se aplica), lo que permite un ahorro en la producción agrícola, sin afectar negativamente el rendimiento del cultivo vegetal (1,2).