La Actualidad de la Teoría Objetiva del Valor
2013-03-28
La teoría marxista del valor plantea una caracterización del funcionamiento y de la crisis del capitalismo a partir de una interpretación de la explotación y de una ley de formación de los precios.
LA ACTUALIDAD DE LA TEORÍA OBJETIVA DEL VALOR La teoría marxista del valor contempla tres aspectos: una interpretación de la explotación, una ley de formación de los precios y una concepción sobre el funcionamiento y la crisis del capitalismo. Al integrar estos componentes, la teoría ofrece una explicación de cómo se reproduce el sistema económico-social vigente y cuales son los desequilibrios intrínsecos que dificultan su perdurabilidad. Debido a esta significación la teoría fue tradicionalmente muy cuestionada por las concepciones ortodoxas y heterodoxas, que propusieron caracterizaciones alternativas del valor para explicar las relaciones entre el salario y el beneficio, el origen y comportamiento de los precios y la dinámica general de la acumulación. Las cuatro principales objeciones a la teoría marxista fueron planteadas por las corrientes austrìaca y walrasiana de la ortodoxia y por los autores neokeynesianos y neoricadianos de la heterodoxia. Dentro del marxismo predomina un generalizado reconocimiento de la importancia del valor. Pero se ha polemizado intensamente en la definción de las conexiones lógicas y empíricas existentes entre los valores y los precios y en la caracterización de la relevancia polìtica del valor. Revisar los ejes de la teoría y debatir sus críticas y su defensa permite comprender porqué esta concepción comienza a recobrar actualidad y puede llegar a inspirar una renovación del pensamiento económico. INTERPRETACIÓN DE LA EXPLOTACIÓN La teoría del valorsurgió en el siglo XVIII para explicar el comportamiento de los precios, cuando la expansión del mercado inviabilizó el sistema de regulaciones medievales. La economìa polìtica clásica consideraba que la industria manufacturera se había convertido en el centro del proceso productivo y atribuía la variación de los precios a la cantidad de trabajo incorporado en las mercancías. A partir de esta relación buscó establecer una forma de cálculo de las principales variables económicas. Al formular una crìtica a esta concepción, Marx modificó por completo el objetivo de la la teoría. Mientras que Smith intentaba ilustar la pérdida de relevancia del intecambio mercantil y de la vieja agricultura frente a la nueva industria y Ricardo pretendía probar que el aumento de la renta deterioraba la ganancia, Marx se propuso demostrar que el capitalismo es un sistema históricamente transitorio, que se basa en la explotación de los trabajadores. Este cambio transformó radicalmente el sentido del concepto de valor. Marx recurrió a esta última categorìa para explicar cómo los capitalistas expropian una parte del valor creado por los trabajadores en el proceso productivo y cómo se redistribuyen esta plusvalía a través de distintas modalidades del beneficio. Semejante apropiación es posible porque los asalariados generan durante su jornada laboral más valor que el requerido para su propia reproducción. La magnitud del valor que incorporan a las mercancìas es superior al valor de su fuerza de trabajo expresada en salarios. Esta desigualdad no es un \"engaño\", ni una estafa circunstancial. Es un producto de la propiedad privada de los medios de producción, que otorga a los capitalistas el derecho a apropiarse del fruto del trabajo ajeno.