Naturaleza: porción de vida
2013-03-28
Separar al hombre de la naturaleza es un atentado monstruoso.
Cuando me decidí a escribir acerca del desarrollo sostenible, así como el uso y manejo de los recursos naturales y los ecosistemas cubanos, partí, según mi criterio de los primeros términos que debía dominar: primero sería conocer el significado de palabras tan utilizadas como medio ambiente, recursos naturales, ecosistemas cubanos, desarrollo sostenible. Luego, mi búsqueda se encaminó a la recopilación de datos e información actualizada relacionada con el tema a desarrollar. Ya por último, decidí elaborar esto que ustedes, queridos lectores, decidirán si puede considerarse o no una Pequeña Porción de Vida. Los problemas relacionados con el medio ambiente no son nuevos, son tan viejos como los seres humanos, especie que más influye en la naturaleza, por eso, su desarrollo consciente en las relaciones con el medio ambiente que nos rodea debe estar marcado con un fuerte componente educativo. Como todos conocemos, los problemas ambientales que se producen a escala mundial tiene su génesis en diferentes factores, pero el hombre se ha convertido en uno de los principales. Por eso se hace urgente dirigir una atención especial hacia él, con el objetivo de contribuir a la formación de una correcta cultura ambientalista. Hace algunas décadas, el hombre no daba ninguna importancia al efecto de sus actividades. Industria, agricultura y ciudades, expulsaban gases y líquidos contaminantes a la atmósfera, provocando de esta forma daños irreparables. Hoy en día, estamos atravesando una terrible situación, y es la destrucción del medio ambiente, causada por la contaminación y el uso excesivo de los recursos naturales, conocido como crisis ecológica. Esta crisis nos muestra una necesidad real de elevar una cultura ambientalista en las nuevas generaciones. Se hace necesario que la humanidad entienda la relación entre la tierra y el hombre, como este depende en cierta medida de la misma, incluyendo a la sociedad, reconocer el papel de las industrias y el gobierno en la comunidad, la influencia de los cambios tecnológicos y comprender cómo la pérdida de una cultura ambientalista puede afectar las ideas y formas de pensar, y por qué el trabajo en cooperación resulta importante para el éxito en este sentido. Como se había expresado anteriormente una de las cuestiones que más nos afecta hoy en día es la relacionada con los problemas medioambientales, los cuales fueron identificados como parte del proceso preparatorio para la Conferencia de Medio Ambiente y Desarrollo, en orden para considerar su tratamiento y determinar las acciones para su solución. La causa de los principales problemas ambientales en los países desarrollados y los llamados del Tercer Mundo difiere en las diferentes formas en las cuales sus habitantes interactúan con el medio, de acuerdo con sus realidades sociales. Los países desarrollados provocan efectos nocivos en el ambiente, como consecuencia del sistema y modelos de producción y consumo, lo que explica un uso intensivo e irracional de los recursos naturales que trasciende sus fronteras. En los países subdesarrollados, la pobreza contribuye a acelerar la degradación de la naturaleza. El hambre, la insalubridad y las limitadas posibilidades de satisfacer las necesidades básicas ejercen una fuerte presión en el medio ambiente. En orden de supervivencia, el hombre tala los árboles, degrada el suelo y contamina el aire y el agua. Es por eso, y por muchas otras razones, que se hace necesario un proceso de integración, dirigido a conservar los recursos naturales que poseemos. Esta integración estará encaminada a una nueva ética de relación responsable entre el hombre y la sociedad con el medio ambiente, comenzando con el conocimiento de este y los cambios en los valores y objetivos en la esfera económica, en la coexistencia social y en la justa concepción y aplicación de la solidaridad humana. Todo esto implica un nuevo paradigma de desarrollo sobre la base de la sostenibilidad.