Suelos no aptos para el cultivo de la caña de azúcar: causas y recomendaciones
2013-03-26
Se realizó un estudio del suelo en la UBPC \"Gerardo Marcial Jiménez\", donde se determino el agrupamiento agroductivo en Fersialitizados cálcico, su clasificación genética en Fersialítico pardo rojizo y sus principales factores limitantes como pedregosidad y Afloramiento rocoso y poca profundidad, sus principales efectos y consecuencia en la degradación del suelo y su repercusión productiva y las principales soluciones en su mejoramiento, para la obtención de altos rendimientos en la producción
El suelo es el sitio donde viven y crecen las plantas, de ahí la importancia de su estudio y conocimiento para el manejo y constituyen uno de los recursos naturales más importantes de que dispone el país y en particular la región de estudio pues básicamente los esfuerzos de construcción de trasvase, tiene como finalidad acceder a los recursos hídricos desde largas distancias, para garantizar una explotación racional de los suelos agrícolas donde la agricultura predominante ha sido la de cultivo en secano y con rendimientos limitados (Colectivos de Autores, 1988). Degradación de los suelos Los procesos de degradación de los suelos tienen su origen en dos factores básicos, el primero vinculado a las cualidades intrínsecas a la tipología de los suelos, que pueden hacerse más o menos vulnerables ante los procesos de cambios suscitados por acciones naturales y/o antrópicas y el segundo y quizás el más controlable es el impacto relativo a los efectos dejados por el régimen de explotación a que han sido sometidos los suelos en el tiempo, el tipo de cultivo, las modalidades de labranza, la exposición al uso de aguas de riego inadecuadas, el sobreuso de productos químicos entre otros, todo esto contribuye a reducir la capacidad agroproductiva de los suelos y en ocasiones se manifiesta por pérdida irreparables de sus cualidades naturales. Entre las causas de degradación más importante tenemos la erosión, las deficiencias de drenaje y la salinidad, a los que podrían adicionarse, la acidez, la compactación, baja fertilidad efectiva, poca profundidad efectiva, pedregosidad y floramiento rocoso (Colectivos de Autores, 2007). La UBPC \"Gerardo Marcial Jiménez\" en el municipio de Campechuela cuenta con un área para la siembra de caña de 313, 60 hectáreas donde existe un suelo fersialitizado cálcico del agrupamiento fersialítico y del proceso de agrupación de fersialitización y su horizonte principal es B fersiálítico que se encuentren en la clasificación genética del tipo 5 Fersiálico; según las claves para la nueva versión de clasificación genética de los suelos de Cuba y pertenece al grupo de suelos Luvisols agrupados en un 11, 56 % del fondo de los suelos del país de acuerdo el estudio a escala 1: 25 000 (Febles, 1997). Por lo tanto el objetivo de este trabajo es determinar los factores limitantes y las posibles soluciones que se pueden realizar en la UBPC para evitar los efectos de la degradación de este suelo e incrementar la productividad de la caña. DESARROLLO En la clasificación se emplean horizontes de diagnósticos, los cuales se utilizan para clasificar diferentes niveles taxonómicos: horizontes principales y horizontes normales. Los horizon­tes principales son el reflejo de la interrelación de las condi­ciones de formación de los suelos, que dan lugar a procesos de formación, manifestándose en la morfología del perfil. (Hernández, A., Ascanio, O., y Pérez, J.M. 1971). De esta forma, el horizonte principal de diagnóstico, es la expresión o producto final de las transformaciones y traslocaciones de las sustancias orgánicas y minerales (proce­sos de formación) que ocurren bajo diferentes condiciones (factores de formación); en otras palabras, es el reflejo de la génesis y evolución del suelo según (Hernández J. A. 1995). El horizonte principal se utiliza en la mayoría de los casos para definir el agrupamiento de suelos y en la mayoría de los casos se define con el hori­zonte B del perfil del suelo, (aunque puede estar ubicado en el horizonte A; Suelos Húmicos Sialíticos o en Histosoles) o puede no estar presente (Fluvi­soles o en suelos Poco evolu­cionados). Los horizontes normales de diagnóstico se definen como hori­zontes que representan un grupo de propiedades del suelo que pueden ser explicadas cuantitativamente y que se utiliza para diferenciar tipos y subtipos de suelos. En ocasiones los horizontes normales de diagnóstico son reem­plazados por características de suelos que se definen cuanti­tativamente, y en este caso, éstas se denominan caracte­rísti­cas de diagnóstico.